Beneficios que aporta el Yoga a los niños

Etapa de Crecimiento

El yoga es una práctica muy positiva en la etapa de crecimiento de los niños, su objetivo esencial es el equilibrio y la armonía entre el sentir, el pensar y el actuar. El niño conocerá su propio cuerpo, aprenderá a adquirir unos buenos hábitos posturales, a ser consciente de sus propias sensaciones, aprenderá a respirar bien, a relajarse, a desarrollar su capacidad de atención, memoria y concentración.


A nivel Fisico

Mejoramos el tono físico, tonificando la musculatura, al tiempo que la estiramos y aprendemos a relajarla. La práctica de asanas (posturas) nos ayuda a mantener la musculatura de la espalda fuerte y flexible, teniendo una mayor flexibilidad en las articulaciones y realizar un masaje a los órganos internos a la vez que estimulamos la circulación sanguínea. Los niños corrigen los hábitos posturales, aprenden a mantener la columna bien alineada y a nivel físico se sienten más ágiles y fuertes.

Respiración y relajación

Con la práctica respiratoria preservamos la respiración innata del niño, respirar de una manera completa, con toda su capacidad, les permitirá llegar a sentir un estado de calma y tranquilidad a nivel mental y emocional, a relajarse, disfrutar del silencio y la quietud después del movimiento. Este estado de relajación le ayudará a hacer frente al estrés, a las situaciones conflictivas, y la falta de concentración, temas muy presentes en la sociedad actual. Favorecemos que la mente se calme, que el niño ejercite su capacidad de concentración y atención y mantener un equilibrio y una estabilidad. Aprenderemos técnicas para desarrollar la atención y concentración que les ayudará mucho en la escuela, prepararse para un examen, concentrarse en un partido en el deporte que practican …


Mejorar la Comunicación

Aprendemos a comunicarnos de una manera positiva que nos ayuda a adquirir confianza en nosotros mismos, y una mayor autoestima nos facilita expresarnos libremente de una forma creativa en un espacio distendido y sin competir. Aprendemos diferentes posturas, y vamos viendo que cada día nos salen mejor, y la sensación de “poder hacer la postura” da al niño confianza, sensación de poder y sobre todo los hace crecer

Mejoramos la coordinación motora, los niños aprenden cómo se mueven las diferentes partes del cuerpo y ponen atención a los movimientos, mejoran la coordinación y el ritmo.
Favorecemos que entre ellos haya una interacción, aprendemos a comunicarnos, a compartir con los demás, también a ayudarnos, podemos desarrollar la empatía, la tolerancia, la aceptación del otro. Habrá una mejor comprensión de nosotros, del otro y del entorno.

fomenta la Imaginación

Mejoramos la coordinación motora, los niños aprenden cómo se mueven las diferentes partes del cuerpo y ponen atención a los movimientos, mejoran la coordinación y el ritmo.
Favorecemos que entre ellos haya una interacción, aprendemos a comunicarnos, a compartir con los demás, también ayudarnos, podemos desarrollar la empatía, la tolerancia, la aceptación del otro. Habrá una mejor comprensión de nosotros, del otro y del entorno.